Lo que no debe hacer su empresa en Internet

Un usuario descontento puede influir en un potencial cliente a la hora de contratar nuestros servicios. No elegirían un servicio con valoraciones negativas en Internet, crearía desconfianza. Así como también se desconfía de empresas que, ante una queja, contestan de malas maneras.

que-no-hacer-en-internet

Hoy día, cualquier usuario comparte en Facebook, Twitter, YouTube, webs o blogs sus experiencias con empresas y organizaciones. Éstas afectan a la percepción, evaluación y expectativa de otros usuarios, es decir, a la reputación.

El posicionamiento de un despacho

¿Se ha preguntado alguna vez por qué, teniendo un cliente de mucho prestigio, dicho cliente sólo contrata los servicios de su despacho para casos menores y confía otros temas, mucho más rentables, a otros despachos? Aún estando su despacho preparado para prestar los servicios que los clientes confían en otras firmas, éstos no tienen en cuenta a su despacho para esos casos.

posicionamiento-despacho

El problema relatado anteriormente es de posicionamiento del despacho, es decir, del significado que tiene para los clientes potenciales. No los contratan para esos temas porque perciben que hay otros despachos más adecuados para confiarles esos casos. 

Vender por el mundo sin asesoramiento

La venta es el motor del mundo de los negocios. Las empresas líderes son las que saben vender mejor y fidelizan a corto, medio y largo plazos a los consumidores o clientes. Asesoramiento El asesor o abogado no estar presente en la mente del empresario desde que su empresa planifica las acciones internacionales de comercialización de sus productos o servicios y, si lo está, muchas veces el despacho de abogados que asesora a la empresa no es un especialista.

Employer branding o marca de empleador

Employer Branding es otro  anglicismo adoptado en los últimos tiempos, aunque nuestro idioma contiene expresiones equivalentes y seguramente más ricas en su contenido, como  Marca de empleador.
Employer-Branding2
El concepto nace como una técnica de gestión de marca para la gestión de los recursos humanos, para maximizar los beneficios económicos y psicológicos generados por el empleo que puedes proporcionar como empresa. Pero con la irrupción de los nuevos entornos de comunicación social, se extiende por todo el mundo como la piedra filosofal que permite la atracción del talento. Poco a poco pierde la esencia original.